martes, 6 de mayo de 2008

Unos paisajes, un rostro

Anciano de la tribu Karen, una de las más perseguidas por el régimen. Viven "resguardados" en tierras de montaña, trabajando lo que les dejaron de tierra.



Todos los niños varones, a la edad de 6 años, aproximadamente tienen que hacer un breve periodo de estudios en el monasterio. A la edad adulta, los que deciden dedicarse la religión (muchos por hambre, otros por vocación) tienen la opción de dejar el monasterio siempre que lo deseen. Sin embargo las monjas, la mayoría huerfanas o abandonadas en la infancia, no pueden dejar nunca nunca los hábitos.